martes, marzo 24, 2009

La pregunta obligada



Tal como está el patio, no hay conversación sin pregunta: ¿qué tal con la crisis? Te pueden contar una película de horror, con muy buen guión, basado en hechos reales. Hace unos días quedé con un gerente que venía del notario, de hipotecar su vivienda para pagar nóminas.

Alfonso nos comentó en la última reunión del foro Hobest como otro gerente había conseguido implicar a toda la plantilla en las medidas frente a la crisis con el compromiso de que nadie sería despedido.

La solución la tenemos todos pero no siempre nos damos cuenta. Algunos empleadores no entienden que las personas son algo más que recursos que se adquieren o eliminan en función de la carga de trabajo; son obviamente muy poco creíbles cuando piden compromiso. Algunos empleados (y sus representantes sindicales) tampoco entienden que la empresa sea algo más que un intercambio de tiempo por dinero.

No todas las empresas están en la misma situación y ante la pregunta clave, hay quién responde: “bien, nosotros estamos con mucho trabajo”. Hay diferencias significativas por sectores, pero también las hay dentro de un mismo sector.

Los consultores somos buenos observadores de estas situaciones, pero tenemos poco margen de maniobra. Si vamos de listos, diciendo lo que hay que hacer, es muy probable que nos manden a hacer puñetas, o tal vez pongan cara de estar muy interesados, aunque no sabemos cuanto les va a durar el gesto.

Ayer estuve con Iñaki Pérez, otro consultor autónomo, que me decía que el único papel que nos queda es el de ser catalizadores, proponer preguntas que activen procesos mentales en busca de nuevas soluciones. Es como un niño al que te dices que no se acerque a una estufa; es mejor que se queme aunque tengas que ir al hospital.

Pero el principal catalizador es la propia crisis en sí, la imposibilidad de seguir haciendo las cosas como hasta ahora. Un paso más ... algo muere, algo nace ... ¡bienvenido sea!


PD: La foto la saqué el otro día en Madrid ¿tal vez sea una buena propuesta dejar de hablar de los problemas?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la mención de nuestra conversación. Por supuesto es un honor.
En cualquier caso, ratificar nuestro papel de catalizadores y si me permites, el de gente que aporta esperanza, positividad y creencia en que hay algo mejor en el horizonte, que podremos conseguir SIENDO más sabios.
Si queremos cambiar podemos,... sólo tenemos que decidir hacia dónde.

Germán dijo...

Gracias Iñaki, los honores son mutuos.

Anónimo dijo...

De todos modos, me queda un poso, una sensación de que estamos "recriminando" a los que no hacen lo que nosotros "sabemos" que hay que hacer,... y tal vez sería interesante preguntar más, ayudar más al autoconocimiento de las "PERSONAS" (A las que siempre ponemos por delante), sólo provocando una reacción que no es "nuestra" como "expertos" sino de CADA UNO como DUEÑO DE SU DESTINO. Tal vez así recuperemos o reinventemos valores, o caminos por los que cada uno transita y responde a lo que "nos toca" vivir (En palabras de Eugenio Ibarzabal)...
... continuando con nuestra interesante conversación de nuestro papel como "consultores" o como queramos llamarnos...

Germán dijo...

Bueno, recriminar no es la palabra, si nos limitamos al papel de catalizadores. Lo que sucede es que es fácil pasar la raya, pensar que nosotros tenemos la solución de los problemas de los demás.

Locations of visitors to this page