viernes, diciembre 03, 2010

Cinco a uno

Ayer estuve en una conferencia de Elsa Punset, organizada por Lan Ekintza y la SPRI en el Palacio Euskalduna. Contó Elsa un montón de cosas interesantes. Me quedo con una para comentar en este espacio digital, una investigación de John Gottman, capaz de adivinar el futuro de una pareja basándose únicamente en el tipo de mensajes que se intercambiaban en una conversación, cualquier conversación.

Para conseguir mantener en buen estado una pareja es necesario que cada una de las dos personas que la componen emitan cinco comentarios positivos por cada comentario negativo, independientemente del tema de conversación o del contexto. Nos contó Elsa que esta desproporción es tal porque un comentario negativo tiene una fuerza muy superior a otro positivo. Ahora entiendo yo la afición de los periodistas a contarnos horrores. En otras palabras, para compensar un comentario negativo son necesarios cinco comentarios positivos, con uno solo no vale.

La primera derivada es pensar en uno mismo, hacer una reflexión sobre el tipo de mensajes que emitimos ¿cuál es nuestra proporción?, no únicamente con la pareja sino con todas las personas que nos rodean. Del mismo modo que intentamos comer sano o hacer ejercicio, podemos mejorar nuestra proporción P/N para contribuir a la salud de nuestras redes sociales.

Otra derivada es valorar a los diferentes líderes que nos rodean. Los líderes espirituales y religiosos, los políticos, los periodistas, los blogeros, los directivos de las empresas donde trabajamos …¿qué tipo de mensajes emiten? Con la crisis parece difícil emitir comentarios positivos, pero es evidente que con los mismos datos, cada uno de ellos llega a conclusiones totalmente diferentes. ¿No será la crisis en gran parte el resultado de un cúmulo de comentarios negativos?

Creo que en la próxima campaña electoral voy a hacer un recuento de mensajes P/N para decidir mi voto.

6 comentarios:

Pablo dijo...

¿No será la crisis en gran parte el resultado de un cúmulo de comentarios negativos?

Esa es la idea detrás de la teoría de Bob Prechter que denominó "Socionomics".

http://video.google.com/videoplay?docid=8483214695191142670#

El advierte la relación entre el estado de ánimo y la evolución de la economía. Este estado de ánimo se puede ver reflejado en la altura de las faldas o el estilo de la música imperante. En épocas económicamente expansivas como los 50 tienes la feliz música de los beach boys mientras que en la crisis del petróleo de los 70s te en cuentras a los Doors cantando "This is the End".

También es cierto que las crisis económicas a su vez están relacionadas con guerras: La revolución francesa tras la crisis de la Compañía del Mississippi, la segunda guerra mundial tras la Gran depresión.

Mi opinión personal es que no dudo que el estado de ánimo afecte al entorno, pero que no es el desencadenante principal. Lo que está detrás de una crisis son un conjunto de elementos que en conjunto determinan la coyuntura (tipos de interés, nivel de competitividad, nivel de corrupción, nivel de endeudamiento, justicia en la distribución de recursos en la sociedad, etc.)

Como ejemplo, lo recién ocurrido en Irlanda: Su presidente ante la disyuntiva de salvar o no a los accionistas del AngloIrish que habían tomado malas decisiones decidió asumir sus perdidas, llevando al país a una situación de insolvencia, fruto del cual se ha usado como rescante el propio fondo de pensiones del país. Mientras desmantelan el estado de bienestar de ese país, sus habitantes podrán pensar que la situación es culpa de ellos debido a que están "de mal rollete". Au contraire! Están de "mal rollete" porque les han hecho la cama y los pobres ni se han dado cuenta.

Germán dijo...

Yo creo Pablo que es una cuestión de perspectiva.
Vistas las cosas en un momento dado, esta claro que los datos objetivos son como una montaña. Si tienes una deuda, o te has quedado sin trabajo, o las ventas han descendido, tienes un problema que no se soluciona con buenas intenciones.
Pero las situaciones en un momento dado son el resultado de desarrollos en el tiempo, de procesos evolutivos, de intenciones desarrolladas a lo largo de largos período de tiempo. Y en perspectiva temporal, mi opinión es que los estados de ánimo son claves. Las experiencias que conozco, sobre todo en el ámbito de empresas, son principalmente el resultado de estados de ánimo.

Pablo dijo...

Reconozco que los estados de ánimo son importantes, pero siempre que estén detrás de una evaluación correcta de tu entorno y tus objetivos estén bien alineados con la realidad. No se pueden aislar las situaciones individuales de su contexto.

Los 43 millones de americanos que viven de vales de comida tienen un ánimo privilegiado, todavía creen en el sueño americano y ven en sus dirigentes a seres virtuosos. Eso no les va a ayudar mucho para lo que les depara el futuro. Al contrario, semejante candidez está facilitando la mayor transferencia de recursos de la historia de las clases bajas y medias a las altas.

"¿No será la crisis en gran parte el resultado de un cúmulo de comentarios negativos?" ¡Si! ¡Por supuesto, la culpa es toda suya!

En la edad media por lo menos la culpa era del destino, era de Dios y su misteriosas maneras de ponerte a prueba. En la era moderna no tenemos esa suerte. En la era moderna, gracias a la "igualdad de oportunidades" que disfrutamos, uno es responsable de su éxito, lo que equivale a que uno es absolutamente responsable de su fracaso. Por esto los americanos creen que se merecen lo que están sufriendo y no miran más allá de sus narices.

Germán dijo...

Tal como lo planteas, parece necesario optar entre la ingenuidad optimista o el realismo pesimista. Pero creo que esa dualidad es falsa.
Salir de cualquier crisis es enfentarse a la realidad (a sus datos objtivos) con un ánimo positivo.
Todo lo demás, incluida la "culpa", solo nos sirve para quedarnos quietos, pensando en lo que no ha funcionado en el pasado.

Pablo dijo...

"Salir de cualquier crisis es ENFRENTARSE A LA REALIDAD (a sus datos objetivos) con un ánimo positivo."

¿Cuántos españoles son conscientes de nuestra realidad?

(http://amartinoro.files.wordpress.com/2010/06/estado2.jpg)

(http://jcbcarc.dyndns.org/Defcon.php)

¿Cómo tomamos las decisiones correctas para solucionar una situación si se carece de la mínima información, del mínimo interés?

¿Cuántos son conscientes de que se decidió ayer en el Ecofin no seguir financiando nuestra deuda para poder salvar el euro?

"Enfrentarse a la realidad" ya tiene fecha: 2011.

Ortega y Gasset "(...) no les preocupa más que su bienestar, y, al mismo tiempo, son insolidarias de las causas de ese bienestar. Como no ven en las ventajas de la civilización un invento y construcción prodigiosos, que sólo con grandes esfuerzos y cautelas se pueden sostener, creen que su papel se reduce a exigirlas perentoriamente, cual si fuesen derechos nativos."

No insisto más Germán. Un abrazo.

Mertxe dijo...

interesante conversación y larga, así como difícil de asumir tanto en uno como en otro punto de vista para la gente sencilla que realmente no sabemos más allá de lo difícil que resulta poner un plato de comida en la mesa para nuestros hijos y pensar: aún puedo sonreir y ser positivo, mañana ya veremos.
Ojalá alguien nos explicara en realidad lo que va a pasar o cómo salir de esto. Está difícil la cosa pero, para algunos será cuestión de fe, para otros de como manejar el poder y el dinero de los demás y para otros confiar en que los que saben nos protegerán. Yo no tengo trabajo, y si que me preocupa y mucho lo que va a pasar, mi estado de ánimo varía y tienes cambios, pero creo que aún podemos y quiero poner optimismo aunque ya casi no podamos poner el plato de comida en la mesa, esto nos hace muy conscientes de la realidad aunque no tengamos un alto nivel cultural y se nos pueda engañar con cierta facilidad. ¿Qué podemos hacer el resto del mundo que no puede manejar los hilos? difícil, pero no imposible. Un beso

Locations of visitors to this page