sábado, diciembre 08, 2007

Sacerdotes


Me vienen a la mente tres sacerdotes que han desarrollado actividades encomiables fuera del ámbito religioso. Yo desde mi alma agnóstica, intuyo que ellos también incluirán dentro de su tarea apostólica su labor fuera del templo, pero yo prefiero comentar estos casos en un nivel puramente laico.

Los tres casos tienen en común sus acciones en el ámbito empresarial. Acciones con un fin social, que se han convertido en tres sólidas realidades empresariales. Los tres se han puesto manos a la obra, olvidado de decir a los demás lo que tienen que hacer. Bravo.

El primero es José María de Arizmendiarrieta, fundador de MCC Mondragón Corporación Cooperativa. Yo pertenecí durante varios años a este grupo y escuche muchas conversaciones sobre su figura. El primer relato describe como unos obreros se quejan de las condiciones que les impone el empresario a lo que Don José María les espeta: “no os quejéis, hacer vosotros una empresa”. De este modo tan simple nació en movimiento cooperativista de Mondragón. Cuentan los históricos que a partir de este momento le seguían con fe ciega pero con escasa comprensión de sus decisiones, por ejemplo cuando se le ocurrió que había que crear una caja de ahorros. “Nosotros hacemos cocinas ¿qué es eso de ser banqueros?”.

El segundo sacerdote empresario es Luis de Lezama, fundador de “La taberna del Alabardero”, una cadena de restaurantes para dar trabajo a chicos con problemas de inserción social. De los tres es el que menos conozco, pero hace unos días le escuche por la radio en una entrevista y me quedé con una frase. La entrevista era por la mañana y al acabar se comentó que acudiría a una celebración religiosa con un banquete. “Con el trabajo que usted tiene, será de buen comer” le propuso la entrevistadora, a lo que –en mi recuerdo- Luis contestó “Si que me gusta pero las personas somos también nuestra propia imagen y no es adecuado ser un sacerdote gordo y mofletudo, por lo que me cuido bastante”.

Tercer caso: Txomin Bereziartua, creador de la Fundación Novia Salcedo, dos veces Premio Europeo de EFQM, en 2005 por Orientación a Cliente, y en 2007 por Liderazgo y Constancia en los objetivos. Txomin es el único de los tres que conozco personalmente. Conozco también las situaciones que se produjeron en el inicio de esta fundación, que me llevan a pensar que este tipo de proyectos son totalmente inviables sin una cierta dosis de insensatez. Eso si, siempre con la mejor de las sonrisas, como en la foto junto a Jaime Mayor Oreja.

Un último recuerdo para otro sacerdote, recientemente fallecido, y que también conocí personalmente en muchas ocasiones, Don Anastasio Olabarria. Tasio no era empresario, solo sacerdote, pero diferente. No ejercía con la espada del pecado y el perdón, solo con la sonrisa y el respeto. Una persona que transmitía paz.

4 comentarios:

JJAMLO dijo...

Amigo Germán :
¡No sabia que también lo curas (sacerdotes)te son clientes...!
Mi comentario 1º va de conceptos.
Agnóstico, es un término griego que se compone de dos palabras “a”, que significa “no” (o alfa privativa cuando la colocas delante de otra palabra), y “gnosis”, que significa “conocimiento”. Por tanto : agnóstico puedes traducirlo por “carente de conocimiento”; que no debería ser tu caso.

Supongo que tú quieres decir que eres “gnóstico” (“creer solo en la evidencia de lo que se afirma o niega”; o “creer solo en lo que se puede demostrar”).

Ahora bien : cualquier novato en Filosofía te dirá que en la esencia del concepto “evidencia” está la indemostrabilidad; en otras palabras “lo evidente no hay que demostrarlo”; si no, no sería evidente.

Pero, supongo que, tú quieres decir que “solo crees en lo que se puede demostrar”; por tanto rechazas la posibilidad del conocimiento sobrenatural, y en consecuencia la posibilidad de saber si Dios existe.

Esa es la tesis de los gnósticos : La evidencia de la existencia o no de Dios es cuestionable; no podemos saber con certeza si Dios existe”.
El “ateo” a su vez dice vivir con la “certeza” ¿evidencia? de que Dios no existe. Uno tiene dudas y el otro no.
Y luego esta el "creyente", o quien "cree que Dios existe"; "tiene fé en que Dios existe"; ¿qué Fe? ¿Crees tu en algo o alguien a quien no ves?...

El asunto es otro : Creer o no creer en Dios no es un asunto de “evidencias” o “demostrabilidades”; parece más un asunto de Fé.

Unos piensa que es “razonable” creer y otros piensan que “no es razonable”…, o que no quieren “perder el tiempo en razonarlo”.

Pero ahí, entramos en otro terreno; mantengamos nuestro mutuo y amistoso respeto.

Y otrosí : Te declaras “laico” que es lo mismo que “areligioso” (a-religioso) con alfa privativa; todos somos libres de “privarnos de lo que no queramos”…, siempre que podamos.

En tu relación de "sacerdotes" te falta uno muy cercano (pregunta Julen) que se llamaba Marcelo Gangoiti, achiconocido en la Zona minera...etc.

A propósito a Tasio Olabarria, no le hubiera gustado nada que le pongas "Don".

Un buen epitafio sería buenos para todos :"hízo en bien sin mirar a quién". ¿O no?.

Germán dijo...

Amigo José Julio:
Yo no escribo de los curas en general sino de unos curas concretos que destacan como creadores de proyectos empresariales, que eso si que tiene que ver con los clientes.
En todo caso, creo que los curas también tienen en su misión pastoral sus clientes (los fieles)y son a su vez clientes de su jerarquia humana y divina.
Es mi opinión, aunque no es mi deseo pontificar en temas religiosos.
En cuanto a mi "agnosticismo", no te lo puedo comentar desde un punto de vista filosófico porque me ganas por goleada en conocimientos. Solo te puedo hablar de mis sensaciones, que son las de las cosas que mi mente abarca y las que no. Mi mente no abarca la idea de un dios ajeno, creador, que me premia y me castiga. Eso no es contradictorio con la idea de que hay realidades más alla de lo que mi mente abarca, en las que se puede -tal vez- intuir algún modo de transcendencia. Pero de la intuición a la fe va un largo trecho.
Opino humildemente que el problema no es si es razonable creer, sino más bien si es necesario. Es un problema personal.
Supongo que faltarán cientos de excelentes curas que han lanzado buenos proyectos. Solo he comentado unos pocos de los que tengo referencia directa.
Tienes razón en lo de que sobra el Don para Tasio.
Muy de acuerdo con tu epitafio.

JJAMLO dijo...

Amigo Germán :
1.-Considerar "clientes" (y algo más) sólo a los "fieles" no tiene mucha gracia...; esos ya lo son...
Supongo que, como tú en tu trabajo, los curas buscarán también clientes , entre los supuestamente “infieles" o “no clientes”.
¿ O crees que los “curas empresarios" no pretenden ganar para Cristo a los clientes fieles y a los supuestamente infieles?.
También me preguntaría si “los creyentes a quienes denominas como fieles” son “clientes, proveedores, o ambos?...
Por mi parte, tiendo a respetar todas las ideas, asertos, dudas, preguntas y contestaciones…., incluidas algunas “generalizaciones, impresiones, intuiciones, convicciones…etc. , que se emiten en jugosos escritos.
Eso sí, mantengo que toda “generalización” expresa ignorancia, mala leche…etc. ¿Ves?, esto podría considerarse “pontificar”.
Leyendo el último libro de Benedicto XVI, titulado “Jesús de Nazaret”, dice que “lo escribe en calidad de José Ratzinger”, es decir que expresa “su visión, vivencia…etc. de Jesús” como una opinión más de un creyente, expuesta a toda crítica y discusión entre fieles e infieles…; al menos en este caso no expresa más que su fe y creencias razonables y razonadas con estimable profundidad filosófica; hasta donde llego leyendo “no pontifica”…etc.

Dices “Pero de la intuición a la fe va un largo trecho. ¡claro!; ¡como que nada tienen que ver!; “el que intuye, no necesita tener fe; vive en la certeza, carece de dudas…etc. ¿Menudo chollo intelectual!...
También dices : “Opino, humildemente, que el problema no es si es razonable creer, sino más bien si es necesario. Es un problema personal”.
¡Hombre!, necesario (o imprescindible para vivir de un modo determinado) parece que para algunos no lo es; pero, tal vez se podría aceptar que : para otros puede ser útil para vivir, aunque no sea más que por que estiman que “creer (tener fe en Dios) es razonable, incluso tal vez más razonable que lo contrario…; ya que “una cualidad esperable en el ser humano es la razonabilidad”. ¿O no?...

2.- ¿Agnóstico tú?. Opino que tu no eres un "carente de conocimiento".
Pero si dices que eres "gnóstico",ya sabes...¡a ser consecuente!, si quieres.

JJAMLO dijo...

Se me olvidaba:
En relación con los"Sacerdotes empresarios", se me olvidaba decirte que puedes leer en mi Blog una especie de Elegía sobre Arismendiarrieta que escribí, hace años, al despedirme de Mondragón.
Si consigues entender algo te merecerás el Premio Nobel de las letras...etc.

Locations of visitors to this page